Las 8 acciones para prevenir la procrastinación en los estudios

Por Mundana.

¿Te has preguntado la razón por la que eres víctima de la procrastinación en los estudios? ¿Qué te lleva a dejar hasta el último momento los deberes como alumno? Se sabe que muchas personas adoran retardar todo, y aunque esta actitud sea asociada con desgana, hay algo mucho más allá.

Incluso, es probable que durante tu educación básica y bachillerato fuiste víctima de la procrastinación en adolescentes. Es muy común que muchos niños y jóvenes experimenten un desencanto de los estudios por enfocar la mente en otras actividades que les generan mayor placer y diversión.

Incluso, existen investigaciones en el ámbito educativo que ante el bajo rendimiento estudiantil, abordan el papel de la procrastinación académica como factor de la deserción universitaria, como una problemática abordada desde la falla de la autorregulación en la gestión del tiempo.

Séneca decía que siempre nos quejamos de la corta duración de los días, y que actuamos como si no fueran finitos. Así que no te sientas mal, porque a todos nos ha pasado. La buena noticia es que la procrastinación en los estudios tiene solución y nosotros en Mundana traemos algunas recomendaciones básicas. 

La procrastinación en los estudios
 

¿Qué es la procrastinación?

Así se le conoce al acto de posponer deliberadamente los deberes pendientes, a pesar de contar con el tiempo suficiente para ello, lo que no solamente afecta a la ejecución de tareas, sino las conductas y la toma de decisiones. Esto aplica también para el significado de procrastinación académica.

Tanto quienes son víctimas de la procrastinación en los estudios, así como aquellos que lidian con ello en el trabajo, conocen muy bien cuáles serían las consecuencias de su tendencia a postergar, pero aún así son incapaces de controlar su conducta.

Hacerlo desanima y crea en las personas un estado de malestar y frustración interior por no saber cómo resolver su problema, lo que les genera baja autoestima y depresión. En el caso de la procrastinación en estudiantes universitarios y de otros cursos en general, les lleva a abandonar la carrera.

Manejar adecuadamente la procrastinación en los estudios y en otras áreas de la vida, impulsará a las personas a conseguir sus metas personales, liberarse de deudas, además de recuperar el sentido de la responsabilidad, ya que este es un síntoma de una delicada salud mental.

Los 5 tipos de procrastinación

¿Eres de los que dejan todo para último momento, de esas personas que siempre andan corriendo? Aunque existen diferentes tipos de procrastinación, queremos compartirte aquellas dadas por el psicólogo Neil Fiore, autor del libro “The NOW Habit” e investigador de los procesos de productividad.

Afortunados

¿Has visto a esos compañeros que sufren de la procrastinación en los estudios, se sientan a leer a sacar sus trabajos escolares a última hora y obtienen buenas notas? Seguramente son de esta clase de estudiantes que paradójicamente solo pueden estudiar bajo presión.

Lo mismo ocurre en los trabajos, donde estas personas posponen las tareas hasta que llegan al límite de entrega y les sale bien. Este comportamiento está asimilado en ellos puesto que han descubierto que a pesar de pasar los tiempos, todo se resuelve.

Abrumados

Este es uno de los tipos de procrastinación originados en personas siempre tienen mil pendientes en la cabeza y no saben por dónde empezar, lo que suele empujarlos a un estado de bloqueo mental en el que se sienten imposibilitados de hacer cosas, lo cual les consume el tiempo que pueden invertir en resolver.

Tal agobio tiene dos raíces: por una parte, puede que sea culpa del individuo por tomar responsabilidades de más, pero por otro lado; puede ocurrir debido a un factor externo o a un tercero que le somete con demasiadas cargas. Para ellos, estudiar bajo un entorno virtual de aprendizaje es una opción válida.

¿Por qué? Porque en nuestra plataforma Mundana podrían regular ellos mismos el ritmo de aprendizaje, para evitar la procrastinación en los estudios. Si además no saben cómo organizar sus rutinas o cuál es la mejor manera de aprender para cada uno, pueden revisar las técnicas de estudio para mejorar resultados.

Impostores

Este tipo de perfiles desarrollan la procrastinación en los estudios cuando las personas se encuentran en instituciones educativas de alta exigencia, en donde los estudiantes por temor a ser vistos de mala manera, buscan cumplir con las exigencias al límite, con tal de demostrar que merecen estar allí.

Cabe recordar que si bien esto aplica al significado de procrastinación académica, este concepto viene de perfiles de trabajadores que se encuentran en puestos de gran demanda, y que por ende, se someten a grandes niveles de estrés laboral con el propósito de no desentonar con la organización.

Miedosos

En este renglón, la procrastinación en los estudios nace de la desmotivación del estudiante. Generalmente, sucede con personas que han descubierto que la carrera que escogieron no era lo que pensaba, están sacando un título por obligación o por problemas de índole emocional.

Para prevenir que los estudiantes caigan en este tipo de procrastinación académica requiere de un esfuerzo por parte de las instituciones y profesores para dar clases de manera más dinámica, pero también de un cuestionamiento interior del estudiante sobre si realmente es eso lo que desea.

Perfeccionistas

Por último, Fiore se refiere a una clase especial de postergadores, aquellos que se demoran muchísimo en cuidar los detalles por temor a ser avergonzados. En este caso, la procrastinación en los estudios termina por llevarlos a terminar los trabajos con apuro, porque pierden mucho tiempo en minuciosidades.

Es una de las causas de la procrastinación en estudiantes universitarios más comunes, especialmente entre aquellos que se obsesionan con alcanzar grados cum laude, razón por la cual suelen ser casos excepcionales entre los egresados universitarios.

¿Por qué las personas procrastinan?

Buena pregunta. La procrastinación en los estudios y en general, obedece a factores emocionales como el miedo, la ansiedad, pobre autocontrol o exagerada autoexigencia, gracias a un pequeño estado de placer presente que le genera postergar las tareas pendientes.

Y así, sin prever las consecuencias de la procrastinación, quien se demora en sus deberes va acumulando en su interior un estado de tensión que va creciendo como una bola de nieve, mientras la va alimentando con la falsa creencia de que lo resolverá todo luego.

La procrastinación en los estudios o de cualquier índole viene de la obligación de hacer algo que no nos gusta, que nos produce estrés o terror, por lo que preferimos voltear la cabeza e ignorar el tema, con tal de no enfrentarlo, distraer la atención e instalarse en la aparente tranquilidad.

Entre las causas de la procrastinación en estudiantes universitarios y de cualquier persona, se habla de la mala gestión del tiempo y la creencia en su plasticidad, cuando solo lo estamos desperdiciando. De ahí nace la concepción de creer infantilmente que podemos resolver todo a última hora.

La procrastinación en adolescentes

¿Qué es la procrastinación en los estudios?

De acuerdo con Quant y Sánchez (2012), se conoce como la procrastinación en los estudios como el postergamiento de los deberes escolares, bien sea a nivel administrativo o académico, siendo en este último caso un patrón que puede encontrarse en otras áreas de la vida del estudiante.

De acuerdo a las investigadoras, la procrastinación en estudiantes universitarios y en cualquier persona, lleva al postergador a generar a su alrededor una imagen positiva para siempre ser disculpados por fallar, ya que siempre se basan en excusas fraudulentas para esquivar las sanciones.

Además, señalan la existencia de una relación estrecha entre el papel de la procrastinación académica como factor de la deserción universitaria y el bajo rendimiento en las calificaciones, ya que los estudiantes que lo padecen nunca se preparan a tiempo y tienden a entregar trabajos deficientes.

Por si fuera poco, de acuerdo a la misma investigación, se ha evidenciado un vínculo estrecho entre la procrastinación en los estudios y el estrés personal entre los alumnos que lo padecen, y que especialmente quienes más caen en ello son quienes están cursando los primeros años en la facultad.

¿Cómo afecta la procrastinación a los estudiantes?

A nadie debería extrañarnos que la procrastinación en los estudios sea un patrón común entre los alumnos de diversos niveles. De hecho, una investigación de la Universidad DePaul la cual estuvo dirigida por el psicólogo Joseph Ferrari, afirma que 20% de la población mundial lo hace constantemente. 

¿Pero cuáles son las consecuencias de la procrastinación a nivel educativo? Con ese número estadístico tan grande a nivel mundial, no es de extrañar que la gran mayoría de los estudiantes lo sean, aunque se sabe que los occidentales tenemos mayor tendencia a caer en ello que los asiáticos. 

Pero recapitulemos sobre la pregunta inicial. Se ha dicho que uno de los más notorios efectos adversos de la procrastinación en estudiantes universitarios o de cualquier otra estancia, es que a largo plazo estos jóvenes reciben un pobre estímulo a la memoria

Seamos honestos en que no puede darse lo que no se practica. Es evidente que uno de los actos contraproducentes de la procrastinación entre alumnos es que no aprenderán a desarrollar buenos hábitos de estudio, los cuales son esenciales para desarrollar las cinco formas de poner en práctica el autoaprendizaje.

Las instituciones educativas, aunque gocen de los beneficios del aprendizaje online, deben ser el huerto para cultivar el hábito del buen manejo del tiempo en sus estudiantes, esa clave que les llevará a ser comedidos y responsables con sus actividades escolares.

Las 8 acciones para prevenir la procrastinación en los estudios

¡Tu sufrimiento ante la procrastinación en los estudios puede acabar ya si así lo deseas! Por eso, hemos recopilado para ti una serie de técnicas que pueden ayudarte a ser mucho más atento con tus estudios, pero que también puedes aplicar en otras áreas de tu vida en las que estás postergando tareas.

Divide tus metas de la semana en objetivos diarios y pequeños

Probablemente uno de los factores que te están haciendo padecer la procrastinación en los estudios, es que te propones alcanzar metas muy grandes en un corto período de tiempo, por lo que las percibes como algo intimidantes y bastante aburridas.

¿Por qué mejor no las subdivides? Siempre es mucho más fácil dar un paso por día, que correr 100 kilómetros de un solo golpe para llegar a tiempo. Por esa razón, en Mundana todos nuestros módulos y clases están organizados de tal manera que tu atención no se disperse y puedas ir de a poco pero constante.

Aprende a perdonarte tu procrastinación académica

La culpa es uno de los más grandes sentimientos que persigue a quienes postergan tareas, lo que les empujará a seguir procrastinando en un ciclo sin fin. Así que deja de castigarte por ello, porque lejos de solventar las cosas, las vas a seguir empeorando.

Diversas investigaciones señalan que aquellas personas que se perdonan a sí mismas por haber pospuesto trabajos, tienden a no volver a caer en ello en el cumplimiento de su siguiente objetivo. Así que sí, deja de sentirte mal por no escribir ese ensayo que no has hecho.

Practica técnicas de atención plena

Quienes padecen de la procrastinación en los estudios y en otras áreas, suelen ser personas que se dispersan con facilidad, bien sea porque están sufriendo una gran carga de estrés, ansiedad o depresión, lo que les lleva a realizar un esfuerzo mental enorme para realizar una tarea.

Hay quienes disfrutan de practicar meditaciones, las cuales constan de pequeños ejercicios en los que el practicante puede enfocarse durante unos minutos en su respiración profunda, en repetir una frase específica, mirar una imagen fija o solo percibir los estímulos sensoriales a su alrededor.

Crea espacios de tiempo diario solo para estudiar

Una simple agenda y un lápiz pueden ayudarte a distribuir mejor tu tiempo. Incluso, existen muchísimas aplicaciones sobre productividad que te permitirán organizar tus tareas de manera online. La satisfacción que se siente al culminar un pendiente es realmente liberadora.

Especialmente si utilizas un entorno virtual de aprendizaje para prepararte académicamente, sentir que recae en tus hombros la responsabilidad de liderar tus estudios te dará una sensación de mayor libertad y confort contigo. Recuerda que una hora al día o dos son más que suficientes.

Piensa en las razones por las que lo haces

Los trabajos sobre la constante postergación de tareas hablan de la falta de identidad o de conexión con un propósito por parte de los individuos que lo hacen. Esto lleva a que esa persona deje para más tarde un proyecto que le parece tedioso y poco estimulante de realizar.

¿Cómo se puede trabajar la procrastinación en estudiantes universitarios y de cualquier otro nivel? Llevándolos a pensar en ese futuro diploma que obtendrán si culminan con éxito sus estudios académicos. La motivación debe ser un motor de arranque para cualquier persona que ame postergar todo.

Evita las distracciones

Especialmente cuando se trata de la procrastinación en adolescentes —¡y en muchos adultos!— es muy común ver que abandonan sus tareas escolares por estar pendientes de las redes sociales y los chats con sus amistades. ¿Entonces cómo lidiar con ello?

Te recomendamos que cuando armes tu planificación diaria, también hagas una lista de aquellos obstáculos, retos o tentaciones que tendrás a tu alrededor como invitación a dejar de lado tus pendientes. Con ella, organiza una lista de posibles soluciones para que no te estorben.

Premia tu esfuerzo

A nuestro cerebro le encanta sentir satisfacción, así que ¿por qué no? Cada vez que trabajes en una tarea y la culmines, puedes tener un pequeño ritual de celebración contigo, con el fin de darte un shot de endorfinas y motivarte a continuar en tu camino.

Los sistemas de recompensas son una manera extraordinaria de mantener en alto tu inspiración para cumplir con tus tareas. Ni siquiera tienes que invertir grandes sumas de dinero, pues las hormonas de la felicidad pueden activarse con simples aplausos o comprándote un helado por culminar un buen proyecto.

Anímate a estudiar con otra persona

Está comprobado que compartir intereses académicos con un grupo de personas nos hace enfocarnos mejor en lo que queremos lograr. Contar con alguien que te impulse a continuar y que haga lo mismo que tú, puede ser un estímulo positivo para no claudicar en lo que debes hacer.

Infografía sobre la procrastinación en los estudios

Conclusiones finales sobre las acciones para prevenir la procrastinación en los estudios

Como hemos visto a lo largo de este artículo, la procrastinación en los estudios puede ser un problema severo pero que puede tener una solución factible. Decía Séneca que no nos atrevemos a hacer las cosas porque sean difíciles, sino que son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas.

Ten en cuenta algo más: por mucho que tomes medidas para mejorar tu distribución del tiempo, se deben revisar los trasfondos emocionales que te llevan a procrastinar una y otra vez. Respeta tus tiempos de descanso, realiza actividades estimulantes y consulta con especialistas en el área de salud.

Mientras eso sucede, revisa nuestros cursos online y toma hoy mismo las riendas de tu propia educación, con contenido de calidad que ha sido creado por profesores con años de experiencia en el mundo de la educación. Y si te ha parecido interesante nuestro contenido, compártelo en tus redes.